• Ulrica Revista

Stefan Zweig, hombre entre guerras

Por Camila Ziperovich


Ilustra: Mirabella Stoor

@mirabellastoor


La Historia se compone de relatos que son a la vez particulares y colectivos. Entre ellos, la vida de Stefan Zweig, uno de los autores más reconocidos del período de entreguerras, aparece como una representación individual de un período marcado por la guerra, la violencia y el exilio. Por ello, tanto su historia personal como su obra deben enmarcarse en una Europa convulsionada.

Stefan Zweig nació en Viena (Austria) el 28 de noviembre de 1881 en el seno de una familia judía acomodada. Su interés por la literatura y la escritura lo acompañó desde su juventud, lo cual hizo que publicara artículos y poemas desde su adolescencia. Estudió Filosofía en la Universidad de Viena, en la cual se doctoró en 1904. En 1901 publicó su primer poemario: Cuerdas de Plata, y tan solo unos años después, su primera novela: Los prodigios de la vida. El padre de Zweig era textil y esperaba que el hijo se uniera a la empresa familiar, pero ante el evidente talento literario de Stefan, quedó eximido de esa responsabilidad.

La historia de Zweig es una historia de movimiento, de andanzas. Luego de terminado su doctorado y con tan solo 23 años, emprendió diversos viajes donde conoció artistas y escritores, lo cual sin duda marcó su recorrido literario. Conoció muchas ciudades de Europa, India y Estados Unidos. Sin embargo, esto era tan solo el comienzo de una vida en viaje.

En 1914 estalla la Primera Guerra Mundial y Zweig apoya el conflicto debido a su sentido nacionalista, lo cual puede verse en los diversos artículos que escribió al respecto. Sirvió por eso al Ejército austrohúngaro, pero como no era apto para el combate trabajó únicamente en tareas administrativas. No obstante, esta experiencia lo marcó profundamente y cambió su posición de forma radical. En base a ello escribió Jeremías(1917), en donde estableció sus convicciones antibelicistas, lo cual lo obligó a exiliarse a Suiza. Durante su exilio, pudo publicar la novela y trabajó como corresponsal, escribiendo sobre la realidad bélica desde una perspectiva a-partidista y pacifista.

Luego de finalizada la guerra, volvió a Austria y se instaló en Salzburgo, donde se casó con Friderike Maria Burger —de quien se divorciaría en 1938—. El período de entreguerras fue el más productivo de su carrera: durante este tiempo escribió Carta de una desconocida (1922), Los ojos del hermano eterno (1922), Veinticuatro horas en la vida de una mujer (1927), entre otros. En las novelas de Zweig pueden verse personajes tormentosos, marcados por el conflicto y el dolor. A su vez, sus obras reflejan una reflexión sobre la vida, la justicia, y la relación entre las personas. Desde 1933, con la llegada de Hitler al poder, sus obras fueron prohibidas.

En 1934 tuvo que exiliarse nuevamente —esta vez en Gran Bretaña— debido a la ocupación nazi en Austria. Una vez comenzada la Segunda Guerra Mundial su origen judío lo obligó a trasladarse, junto a su esposa Lotte Altmann, a Francia y luego a América del Norte. Según cartas y escritos del autor, Zweig fue sumamente infeliz en Estados Unidos. No lograba integrarse, extrañaba el ambiente europeo y sentía una tristeza aguda por lo que llamaba «el suicidio de Europa». Quería que la guerra terminara, se sentía decepcionado y terriblemente angustiado por lo que sucedía en su tierra natal.

En 1941 la pareja se instaló en Brasil, país que Zweig ya había conocido durante la dictadura de Getulio Vargas. Se instalaron en las afueras de Río de Janeiro y establecieron relación con artistas y poetas, pero el autor continuaba profundamente consternado por el avance del nazismo. El 22 de febrero de 1942 Stefan Zweig y Lotte Altmann fueron encontrados muertos en la habitación de su casa. Sobre la mesa de luz el autor había dejado cartas para sus amigos, explicando la razón de su suicidio y su deseo de que Europa pudiera reflotar de la oscuridad y la guerra. Dos años después se conoció su autobiografía: El mundo de ayer.




(Buenos Aires - Argentina) Nació el 1995 en la Ciudad de Buenos Aires. Estudia Gestión del Arte y la Cultura en la Universidad Nacional de Tres de Febrero, donde participó en un grupo de investigación sobre Políticas Culturales de gobiernos locales bonaerenses. Forma parte del equipo de Ediciones Godot desde diciembre del año pasado.

61 vistas0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo