• Ulrica Revista

Ciudad dormitorio

Por Juan Francisco Baroffio

@queremoslibros


El conurbano bonaerense tiene un aura mitológica y de far west. Hay algo de bizarro y anárquico en sus calles donde no se respeta el sentido de circulación, donde los perros mostrencos son dueños de las esquinas y donde aún circulan desvencijados caballos. De alguna forma, el conurbano tiene rock.

Damián Snitfiker nos presenta una novela de pequeñas mitologías, tan humanas al mismo tiempo, del conurbano que se juntan en un universo único.

Una voz de ecos bukowskianos pero que, a la vez, refleja una poderosa identidad propia, que reconoce su tiempo y su espacio y que hace de un relato una experiencia fácilmente reconocible en nuestra cotidianidad.

En el entorno urbano de este espacio geográfico tan particular, el pasado se halla en franca lucha por sobrevivir al avasallamiento de la era digital. Sobrevive, con una mezcla de estoicismo y tozudez, en la música, en los rituales de la amistad, en la radio, en los boliches, en las veredas.

En Ciudad dormitorio, que Crack Up edita con más de una sorpresa, encontramos un realismo sucio criollo de vidas que transcurren sin demasiados sobresaltos, con gente común y corriente pero que, en la mimesis con su entorno crean un microuniverso que se rige con sus propias leyes. Lo que Saer hizo con el mundo que circula a las veras del Paraná, Snitifiker lo hace con la vida que circula por los cordones de las veredas del conurbano.

Una lectura que todo lo traspasa. Una experiencia lectora que sumerge, rompe y marca. Inunda y se derrama. Una playlist, curada, razonada y, seguramente, disfrutada por el autor, que puede acompañar o, más bien, enriquecer el periplo del lector que se aventura a recorrer las calles (casi quiméricas donde el amor y el espanto son una misma cosa), con este grupo de personajes en un libro que se lee, se oye y se mira como a un viejo álbum de figuritas.




Otros recomendados para leer el conurbano:


Luto, de Edgardo Scott.Una historia en la que uno de los hechos delictivos cotidianos sirve de disparador para una historia de violencia, muerte, pobreza e infelicidad (Emecé).


Súcubo, de Nicolás Correa. Una historia de presencias demoníacas y de un exorcista marginado de cualquier institución. Almas y demonios pululan por el oeste del Gran Buenos Aires en una lucha sin cuartel y milenaria (Wa Wei ediciones).

47 vistas0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo

Dublineses