top of page
  • Foto del escritorUlrica Revista

Alicia Jurado en diálogo

Divagues: En esta nueva sección el autor nos abre su archivo y memoria y comparte un patrimonio literario secreto.


Por Axel Díaz Maimone


Imagen cortesía del autor

Alicia Jurado (1922 – 2011) tuvo con Borges una amistad de más de treinta años. Fue, además, su primera biógrafa. A su vez, él le dio la bienvenida cuando fue incorporada a la Academia Argentina de Letras, en 1980.


AXEL DÍAZ MAIMONE: Alicia, ¿cuándo y cómo conoció a Borges?

ALICIA JURADO: Conocí a Borges en 1954. Desde entonces y hasta su muerte fuimos muy amigos. Recuerdo haberle leído muchas horas, sobre todo los autores ingleses que prefería; tal vez me usó para leerle en inglés porque desde muy chica hablo ese idioma. No solo fue Borges el ser más inteligente que conocí, sino el más divertido; con nadie me he reído más.


ADM: ¿Qué significó, tanto en su vida personal como en su carrera literaria haber sido la primera biógrafa de Jorge Luis Borges?

AJ: Fui su primera biógrafa porque Pepe Bianco dirigía la colección Genio y Figura para EUDEBA y me lo encargó. Yo era amiga de él [de Borges] y de su madre, que me dio casi todos los datos sobre sus hijos. También conocí a Norah, de quien tengo un cuadro y un retrato mío, y a su marido, Guillermo de Torre. Ser su primera biógrafa no es tan importante como mi larga relación con él. Como escritora, le debo tanto a su enseñanza de claridad y de economía verbal; y en lo personal, se convirtió en una costumbre muy grata que ahora añoro.


ADM: Usted dice que lo más importante fue su relación con Borges, ¿cómo fue esa relación?

AJ: Comíamos muchas veces juntos, en restaurantes o en mi casa. Yo iba a la suya a tomar el té con Leonorcita y él solía llegar después. Lo acompañé a muchísimas conferencias suyas y durante dos años seguidos fui a sus cursos de Literatura Inglesa en la Facultad de Filosofía. Lo acompañé a varios viajes a provincias argentinas…


ADM: ¿Cuáles fueron las principales dificultades que contó al escribir la primera biografía del escritor?

AJ: Dificultades no hubo: la madre me contaba tanto. Él, no: decía que era el tema que menos le interesaba. En esa época (1964) Borges era muy conocido entre los escritores, pero combatido por motivos políticos. Los peronistas entonces eran en su mayor parte analfabetos, pero la izquierda, más instruida, lo criticaba por no estar comprometido en la causa de ellos. Hoy nadie se anima a cuestionarlo. Mi biografía fue por esto un poco polémica.


ADM: Hábleme, por favor, Alicia, de su colaboración con Borges en la escritura del libro ¿Qué es el budismo?

AJ: Ambos nos habíamos interesado por el tema mucho antes de que la editorial pidiera el libro. Cuando Borges me visitó en mi estancia con su madre empezábamos a escribirlo; por eso las referencias a Heráclito y Gautama en el poema que me dejó en el álbum de visitas, dictado a su madre. El poema se publicó en La Rosa Profunda con el título de “Estancia «El Retiro»”. Después hubo un largo intervalo en que no quiso seguir trabajando, hasta que se resolvió a retomarlo y se publicó. Como explico en el prólogo, él lo redactó y yo hice el trabajo de investigación y lectura.


ADM: Para terminar, me gustaría qué me cuente cómo recuerda a Borges hoy, a veinte años de su muerte.

JA: Leo a menudo sus poemas y al hacerlo oigo su voz. A veces sueño con él. Lo que más me aflige es no poder hablarle por teléfono para preguntarle algo, porque en materia de humanidades podía responderme siempre.


Los diálogos con Alicia Jurado se continuaban por carta y por teléfono. El nombre de Borges aparecía en cada conversación. Para ella, la amistad no se extinguía con la muerte.

130 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo

Comentários


bottom of page