top of page
  • Foto del escritorUlrica Revista

Capiatá, poesía de Yanina Azucena

Por Yanina Azucena


Capiatá

Capiatá era ruta uno

camiones atiborrados de soja

rendidos ante un coro de ñakyrãs.

No hay manera de que una niña

no se sorprenda del cielo oscuro

perforado

por el sonido de un conjuro de cigarras.


Muchos años ese Paraguay

era campo extenso de verde y rojo

la curvatura de un terreno desparejo

sapos como mascotas

un pequeño impenetrable

en el patio trasero de mi casa.

Siestas de futbol en la calle

por la coca

pikivolley en el baldío.


Hay que aprender a transpirar

como un acto más del cuerpo

como respirar

hay que aprender a no huir del sudor

acostumbrarse a que sea

una capa más de nuestra piel.


Capiatá era mirar distraída por la ventana

rumbo a la escuela

cómo el cemento perdía su batalla

entre fisuras, lo verde siempre invade

una lucha mano a mano

por ser protagonista.







Heamá

Heamá

es grande y redonda

huele a leña

despacio

repite su nombre: he - a - má.


Me abraza, pide

no vaya-na a correr

mbo´õpiko oĩ la nde zapatilla

descalza

te puede picar un pique.

Heamá habla en guaraní

yo

respondo en castellano.


He - a – má coreo con ella

conozco la historia de su nombre deformado

pero atenta escucho.


Mi nariz se hunde en su delantal

ella-ko entiende todo, le dice a sus gallinas

me bendice y grita

ai-ko che mbemby

tu uña están rojas

te puede picar un pique.







Vuelvo

Subo al avión para que ya no seas

nube turbulenta de preguntas.

Aterrizo en tierra caliente

el sonido de mi idioma teje telarañas

y mi país colorado

termina por conquistar a esta falsa kurepí.

El sabor a mbejú caliente difumina

ese amargo abandono

de tus ojos que no conozco.


Atravesé una ciudad a tientas

reconstruí lugares perdidos

para encontrarte en los ojos de tus vecinos

que reconocen impreso

en mis pómulos tu ADN.

Crucé una cancha

vacía

como nuestra historia

ha che korasõ opú

mientras mis rodillas

se preparaban para el impacto

de mis pasos decididos.


Hay una osadía necesita pausa.


Pido permiso sentir

un poco de cobardía

segundos de miedo

que confirmen que todo es real

como la estampida de cebúes que

recorren mi pecho

sin un solo sentimiento que quiera

tomar partido.


La piel de gallina respira profundo

frente a tu puerta

aplaudo bien fuerte

que despierten

todos tus sentidos.

 

(Buenos Aires – Argentina) Nació en Paraguay. Es Diplomada en Artes del Libro y estudiante avanzada de la Licenciatura en Artes de la Escritura por la Universidad Nacional de las Artes (UNA). Adscripta en la materia Taller de poesía I, cátedra Alicia Genovese (UNA). Ideó y curó Lengua Roja de Cebú, primer podcast de poesía paraguaya-guaraní contemporánea. Forma parte de la Casa Cultural Literaity en Asunción, Paraguay, donde gestiona talleres y eventos que promocionen la literatura en todas sus formas. Obtuvo la beca Estímulo a la vocación científica 2023 por el Consejo Interuniversitario Nacional (CiN) para investigar poesía paraguaya contemporánea.


52 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo
bottom of page